Publication:

Yucatan, lideres que escriben la historia - 2020-07-01

Data:

ALEJANDRO GOMORY AGUILAR

Negocios

En su juventud se desempeñó como agente de medicinas, hasta que inició su carrera empresarial. En 1947 asumió la dirección de Galletas Dondé y logró consolidarla realizando importantes cambios que le dieron un giro de modernidad a la industria galletera del sureste mexicano. Siempre adelantado de los tiempos, decidió proyectar y diseñar una planta que respondiera a las necesidades futuras del mercado, y muestra de ello es la creación en 1960 de una “nueva fábrica”, que para su época tenía los mayores adelantos y las más amplias instalaciones: la planta ubicada hasta hoy en el cruce de las avenidas Colón e Itzaes, cuya construcción duró dos años. Cumplió con dos reglas básicas: centrarse en el mercado y no el producto, y buscar siempre diversificación, que fueron posibles gracias a su actitud capaz de asumir retos y riesgos, y un interés permanente por la reinversión. Hombre dotado de un notable espíri tu humanístico, siempre concibió a la empresa como una comunidad de vida y trabajo, y pretendió siempre encontrar en los seres humanos los activos más valiosos. En los años 50 promovió un sistema de adjudicación de terrenos y viviendas entre sus empleados, que permitió que muchos obreros lograran tener casa. Asimismo, la empresa ofrecía servicio médico a todo el personal y programas de incentivos novedosos. En el campo social, encabezó una corriente muy importante en Yucatán: la de los empresarios cristianos comprometidos con el bien común. En 1957 fue integrante del Consejo de Directores de la recién conformada Asociación de Industriales de Yucatán y presidente de la Canacintra. En 1960 se convirtió en el primer yucateco nombrado “Ejecutivo Distinguido del Año”. Con Fernando Ponce G. Cantón, Augusto Iturralde y Nicolás Gutiérrez Pinkus, fue impulsor de la Coparmex en Mérida, que inició funciones en 1961 y de la cual fue presidente más adelante.

Images:

© PressReader. All rights reserved.