Publication:

Yucatan, 90 anios de Historia - 2020-07-01

Data:

ANTES, DURANTE, Y DESPUÉS

2010

UN POLÈMICO PROYECTO La alcaldesa Angélica Araujo Lara decide realizar el proyecto del “paso deprimido” contra la opinión de cámaras empresariales, organismos cívicos, profesionales, culturales, residentes, estudiantes y especialistas de la sociedad civil organizada, quienes expresan que la obra es innecesaria, y afecta la circulación vehicular, entre otras cuestiones. INICIO DE LAS OBRAS En sorpresiva y rápida operación, realizada al amparo de la noche, empleados del Ayuntamiento de Mérida y trabajadores de la empresa Proser irrumpen en la glorieta con camiones, tractores, vallas metálicas y otros equipos para cercar la fuente, empezar a excavar el túnel y retirar árboles del camellón. PRIMEROS GOLPES Varios ciudadanos montan guardia en la glorieta. Porristas los provocan y agreden a dos personas. Los manifestantes tratan de impedir que enviados del Ayuntamiento coloquen las vallas para comenzar los trabajos. Hay jaloneos, empujones, golpes, gritos y amenazas. Tres reporteros de “Diario de Yucatán” son agredidos. La maquinaria comienza a excavar. LAS PROTESTAS CONTINÚAN Se repiten los enfrentamientos. Según la Comuna, todos los trabajadores en el sitio de la obra son de Proser, pero la constructora lo desmiente. A las 11 de la mañana, más maquinaria es introducida a la glorieta. Para evitar que se ponga en marcha, manifestantes se suben a ella o se acuestan en la calle. LA AGRESIÓN A media tarde, ocurre la embestida contra los manifestantes. Con palos, tubos, piedras, botellas y otros objetos, arremeten contra mujeres, adultos, vecinos de la zona e incluso curiosos. Agentes de las policías municipal y estatal observan sin intervenir. Los manifestantes huyen. EPÍLOGO DE UN VIOLENTO DÍA Al anochecer, cientos de manifestantes se reúnen en el Monumento a la Patria. Jóvenes y adultos mayores marchan del Monumento a la glorieta donde ocurrió el ataque en el día. Los organizadores del acto piden a los asistentes no responder a provocaciones. La protesta vespertina culmina sin incidentes.

Images:

© PressReader. All rights reserved.