Publication:

Yucatan, 90 anios de Historia - 2020-07-01

Data:

Muerte y desolación

1955

Al paso de las horas se van conociendo los espantosos efectos del ciclón: Chetumal se convierte en un gigantesco cementerio; el mar entró a la ciudad hasta un nivel de dos metros y causó considerable número de víctimas, en su mayoría niños que perecieron ahogados; los cadáveres, por grupos, fueron enterrados en zanjas para evitar pestes. Se tiende un puente aéreo con aviones comerciales, militares y particulares, que transportan medicinas, ropa y víveres La población comienza a desalojar el enclave porque no puede vivir ahí; por ejemplo, en tan sólo una escuela, la “Belisario Domínguez”, hay más de 1,500 refugiados.

Images:

© PressReader. All rights reserved.