Tras pasear en Sisal, regresará a Monterrey a pasar días sin agua

La gente disfruta la playa, la feria y la fiesta del Cristo

INÉS CASTILLA QUINTAL MARÍA

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://dydigital.com.mx/article/283046943242632

YUCATÁN | CENTRO / NORTE

SISAL, Hunucmá.— Vecinos y visitantes disfrutan las tardes y noches en este puerto en estas vacaciones de verano. En el muelle se puede ver a familias caminando, parejas de adultos mayores que, sentadas en las bancas confidentes, observan el atardecer, y a niños y jovencitos paseando en bicicletas. En breve charla, una joven de Monterrey expresó que está con su familia de paseo y que es maravillosa la tranquilidad de este puerto. “Después de estar aquí, debemos regresar a casa y a pasar días sin agua; son tres días que pasamos sin agua y luego tenemos que llenar las cubetas”, dijo la visitante con un sonrisa mientras se tomaba una autofoto a bordo de su bicicleta en la playa, en alusión a que en Monterrey se raciona el agua debido a la grave sequía. En un recorrido se observó que varias personas ya habían capturado unos peces en la punta del muelle, y que otras compraban marquesitas en la playa. En la exAduana, un grupo de niños tomaba clases de folclore y otros menores disfrutaban de la pequeña feria que está en el parque. En la cancha de usos múltiples, jóvenes de este puerto jugaban fut-7. Otros veneraban al Cristo Negro, que el martes en la noche regresó a la iglesia de San José después de recorrer varias calles para visitar la casa de doña Yoli, conocida sisaleña que tiene un restaurante, donde se rezó un rosario a las 6:30 p.m. y a las 7:30 el padre Cristian Uicab Tzab celebró una misa. Posteriormente, la imagen del Cristo fue llevada de nuevo a la iglesia y puesta en el altar, lleno de arreglos florales que fueron donados por diversas personas. Los jóvenes Ángel, Kelvin e Írvin, junto con doña Carolina, son los encargados de poner el altar de flores y dijeron que agradecen a las personas que donan para las flores, y a los nocheros. Para nosotros es una bonita labor encargarnos del altar, comentaron mientras acomodaban los arreglos florales ante la imagen del Cristo, que llegó el 31 de julio para su visita anual al puerto. Anteayer miércoles, el Cristo salió de la iglesia y visitó la casa de doña Guadalupe Hernández, para el rosario de las 6:30 p.m. y la misa de las 7:30 p.m.—

es-mx