¿Por qué la derecha no avanza en México?

FI L I BERTO PI NELO SANSORES ( * ) [email protected] y.net.mx

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://dydigital.com.mx/article/282059100764552

LOCAL

La derecha mexicana tiene como estrategia de campaña para intentar crecer culpar del origen de todos los males que existen en el país al gobierno de la 4T, distorsionar hechos o exponer sólo una parte de ellos —las clásicas verdades a medias—. Si éste toma una medida para resolver algún problema, grande o pequeño, de inmediato le sale al paso con alguna declaración o acción en contra. A veces, los críticos llegan al extremo de lo ridículo en sus ataques. Por ejemplo, uno de sus voceros más conspicuos, el diputado federal Gabriel Quadri, escribió en abril de 2021 un tuit, en el que decía: “La verdad es que el cambio de horario en latitudes tropicales es una monserga sin mayores ahorros en energía. No tiene sentido. Debe terminarse...” Tiempo después, hace unos días, olvidándose de lo que había dicho, no bien se enteró que el titular del gobierno federal había enviado al Congreso de la Unión la iniciativa necesaria para componer lo que él decía que estaba mal, por el mismo medio —el tuit— escribió lo contrario de lo que antes expresó: “La abolición del horario de verano es otra acción destructiva, compulsiva ————— (*) Maestro en Español. Especialista en política y gestión educativa y resentida de López”. Es decir, “si rema, palo porque rema; y si no rema, palo porque no rema”. No reconocen estos voceros el más mínimo avance en todo lo que hace “López” y a base de desinformación, aprovechar pequeños errores que en la instrumentalización de las medidas se cometen, quieren hacer creer, mediante campañas masivas, que en lugar de ir hacia adelante, vamos para atrás. Ante hechos evidentes que indican que el país, en medio de las desgracias mundiales —primero, la pandemia, después la guerra Rusia-Ucrania—, está saliendo mucho mejor librado que otros países, aún los más desarrollados, superando, además, ancestrales problemas heredados de los pésimos gobiernos que tuvimos, no encuentran más recurso para tratar de distanciar al pueblo de su gobierno que seguir con lo mismo: la diatriba, la calumnia, la tergiversación. Pero la realidad los desmiente. Mientras la economía de Estados Unidos cayó en recesión técnica en junio por tener dos trimestres de decrecimiento consecutivos, nuestro país ha salido mejor librado de esta crisis mundial pues lleva tres trimestres de crecimiento al hilo. El Fondo Monetario Internacional bajó la perspectiva de crecimiento económico de la mayor parte de los países del mundo, incluyendo EE.UU. y Alemania, mientras subió la de México para este año a 2.4%. Gracias a la política energética del actual gobierno —combatida rabiosamente por quienes coincidiendo con intereses extranjeros, la condenan— México no sólo está obteniendo recursos para subsidiar las gasolinas sino para evitar que la inflación, producto de fenómenos que tienen su origen en hechos sobre los que no tiene control el país, se dispare o sea mayor que como es, como está ocurriendo en otros países menos previsores. EL CASO DE PEMEX Para quienes dicen que hay que deshacerse de Pemex porque ya no era negocio y es un lastre para el país, la respuesta está en los resultados que la paraestatal está obteniendo al no estar ya en manos de los gobiernos prianistas que la saquearon, la hundieron y la dejaron endeudada en grado sumo. La paraestatal reportó ganancias por 131 mil millones de pesos en el segundo trimestre del año, impulsadas por los máximos del precio del crudo. Cuando en el pasado los altos precios del petróleo permitieron al país tener miles de millones de dólares extras, éstos no sirvieron para resolver problemas sociales sino para engordar las fortunas de funcionarios ladrones. Hay que apuntar otro hecho del que se habla poco pero que incide también en que el país tenga recursos suficientes para afrontar sus problemas, a condición de que no se los roben, como ocurría en el pasado. Gracias a la compra del 51 por ciento de las acciones —en manos extranjeras— de la refinería Deer Park ubicada en Texas —que la volvió 100 por ciento de propiedad mexicana— nuestro país ha comenzado a recibir ingresos adicionales. Durante los 30 años que la refinería —medio gringa y medio mexicana— estuvo en manos extranjeras porque Salinas de Gortari hizo el “gran” negocio, en 1993, de comprar acciones de ella en número menor al 50 por ciento, el país no recibió un quinto de ganancias. Hoy, a un año de la compra, la petrolera dejó una ganancia neta de 746 millones de dólares en el primer semestre del año. Esto significa que en corto tiempo, se han recuperado los 600 millones que se pagaron en la compra y se han comenzado a recibir millonarias ganancias que servirán para obras y programas en beneficio del pueblo. Desde que comenzó el sexenio, los malos agoreros de la derecha pronosticaron que el peso se devaluaría de manera estrepitosa. Uno de ellos, Carlos Loret de Mola escribió en un tuit, el 17 de junio de 2018, de manera burlesca: “Tomen nota hoy 17 de junio de 2018 el dólar está a $ 22, en diciembre que @lopezobrador_ entre a la presidencia va a estar en $ 25 y muy probablemente para 2021 estará en $ 35. Yo por lo pronto ya estoy comprando mis dolaritos”. Tres años después, el 19 de mayo de 2021, cuando no se cumplió su vaticinio, escribió en su misma cuenta: “Este tuit que está circulando en la red es falso. “Algún creativo o creativa” utilizó mi foto y verificación para compartir un mensaje que no escribí”. Tres años para desmentirse. Mucha gente les creyó y compró dólares, pero ha tenido que venderlos y recomprar pesos perdiendo dinero porque gracias al buen desempeño de este gobierno, nuestra moneda ha resistido la presión alcista del dólar. En los mercados internacionales se considera al peso como la moneda de mejor desempeño, su valor actual es de alrededor de 20 pesos por dólar. Muchos se admiran de que, no obstante el bombardeo, el gobierno de AMLO sigue gozando del apoyo de la inmensa mayoría de la sociedad mexicana. En la más reciente encuesta de la prestigiada empresa Morning Consult, el presidente mexicano es el segundo mandatario del mundo mejor evaluado por sus conciudadanos con el 63 por ciento de aprobación. ¿Será porque el pueblo es tonto? ¡No! Tonto es el que piensa que el pueblo es tonto.— Mérida, Yucatán.

es-mx