Duro castigo en Rusia

Nueve años de prisión para una atleta de EE.UU.

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

2022-08-05T07:00:00.0000000Z

Compania tipografica Yucateca

https://dydigital.com.mx/article/281659668806024

INTERNACIONAL

MOSCÚ (EFE).— La Justicia rusa condenó ayer a nueve años de cárcel a la basquetbolista estadounidense Brittney Griner, casi la máxima pena por tenencia y tráfico de drogas en este país, tras encontrarla culpable de introducir cartuchos de aceite de cannabis, una sentencia “inaceptable” para el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que pidió su inmediata liberación. “Amo a mi familia”, fue lo único que acertó a decir Griner a la prensa tras escuchar el fallo y abandonar el tribunal de la ciudad de Jimki, en la región de Moscú. La imagen de una resignada Griner, encajonada en una celda con barrotes de metal en la que tenía que agacharse debido a su altura (2.06 metros), fue el mejor reflejo de todo el proceso judicial. La deportista, campeona mundial y olímpica, ha sido víctima de la tensión geopolítica entre Rusia y Estados Unidos. Llegó a Moscú el 17 de febrero, una semana antes del inicio de la “operación militar especial” rusa en Ucrania, y casi seis meses después se convierte en un daño colateral del conflicto. “Atenuantes” La Fiscalía pedía 9.5 años de cárcel para la deportista, ya que consideró que su culpa estaba “probada totalmente”, mientras la defensa solicitó su absolución o, en su defecto, la menor pena posible. La juez, Anna Sotnikova, tomó partido por la acusación y, aunque reconoció como “atenuantes” el ejercicio de contrición y los logros deportivos de la acusada, le endosó nueve años. Según la sentencia, Griner es culpable de “posesión e introducción ilegal de narcóticos a través de la aduana”, según estipulan los artículos 228 y 229.1 del código penal ruso (tenencia y tráfico de drogas). Sus abogados, que esta semana pusieron en duda como prueba las muestras de cannabis tomadas por la policía rusa tras su detención por defecto de forma, anticiparon que recurrirán el fallo. Griner, que fue detenida en febrero pasado en un aeropuerto de Moscú con cartuchos de aceite de cannabis en la maleta, dijo entender el fallo y apenas mostró emoción alguna, pese a su severidad. Previamente, la condenada había pedido ayer clemencia al admitir su “error”, algo que ya había hecho antes, cuando alegó como excusa las prisas con las que hizo las maletas para viajar de Nueva York a Moscú. La jugadora, que admitió saber que en Rusia está prohibido el cannabis, dijo en su favor que lo consume como analgésico para aliviar el dolor en sus rodillas, pero nunca durante la competición. “Cometí un error sin mala intención y espero que el fallo no arruine mi vida”, dijo, pero de nada sirvió: Griner abandonó el edificio en un furgón, tras lo que, teóricamente, tendrá que cumplir su condena en una penitenciaría para mujeres.

es-mx