Publication:

Salud - 2020-03-24

Data:

Innovador enfoque empleado para estimular células cerebrales

NEWS

Un equipo de investigadores del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas de la Universidad Ludwig-Maximilians y de Denali Therapeutics han desarrollado un innovador enfoque para estimular las células inmunes del cerebro de manera que, posiblemente, podría proporcionar una mejor protección contra la enfermedad de Alzhéimer. El trabajo, publicado en la revista EMBO Molecular Medicine, podría permitir el desarrollo de nuevas terapias para tratar la enfermedad. Los científicos han identificado un anticuerpo específico que se une a las células inmunes del cerebro, denominado “microglia”. Esto estimula su actividad de tal manera que viven más tiempo, se dividen más rápidamente y detectan sustancias aberrantes más fácilmente. En ratones con síntomas de enfermedad similares a los de la enfermedad de Alzhéimer, los estudios reve laron que los depósitos o placas de proteínas se reconocieron y degradaron más rápidamente. Las famosas placas se encuentran entre las características de la enfermedad de Alzhéimer y se sospecha que causan daño a nivel neuronal. “Descubrimos que las placas no se eliminaron en su totalidad, sino que esto ocurría en sus bordes” explica Christian Haass. “Se supone que es precisamente esta área fronteriza la que libera repetidamente proteínas que causan daño a las neuronas. Por lo tanto, es posible que hayamos encontrado una manera específica de eliminar las formas particularmente dañinas de amiloide, que es la proteína contenida en las placas”, añade el investigador del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas. Haass y su equipo se han centrado en las células inmunes del cerebro desde hace muchos años. Su investigación se centra en TREM2, un llamado receptor en la superficie celular al que se pueden unir moléculas. “Hemos demostrado que las células inmunes pueden ser estimuladas para descomponer los depósitos de amiloide de manera más efectiva. Esto demuestra que, en principio, nuestro enfoque puede funcionar”. Este es precisamente el enfoque que el equipo de Munich y Denali están siguiendo. El anticuerpo identificado, que ahora se genera utilizando métodos biotecnológicos, se une a TREM2, lo que desencadena procesos que mejoran la actividad de la microglia. Sin embargo, Haass advirtió que hacen falta más estudios antes de avanzar a los ensayos clínicos: “todavía queda un largo camino por recorrer antes de que pueda probarse en humanos y se necesitan datos adicionales para validar este enfoque”.

Images:

© PressReader. All rights reserved.